lunes, 26 de octubre de 2015

Carne


Querido Lord Diario,

Grandes noticias me llegan desde su breve escapada a la isla de Trinidad. ¡Su amada Lady Diario espera un bebé! Cómo es posible, señor mío, ¡si es usted más viejo que la abadía de Westminster!
Qué sorprendentes son los lechuguinos ingleses. Se diría que ese cuerpo ignora pasiones y, ¡bingo!, llegó el amor, llegaron los pañales. 
Felicidades, Lord Diario, esperamos con impaciencia el advenimiento de Lord Little Diary. Será el evento de la centuria.


Los días transcurren tranquilos e inquietos, aquí en la isla. Nada que comentar y todo por vivir. ¡Que no me concentro, Diario, que me siento y quiero levantarme! 
Dicen que es un efecto del ejercicio. Al principio, deja sin energía, y pasado un tiempo, proporciona hasta la que nunca tuviste. ¿Será este come-come el pistoletazo hacia grandes aventuras? Dios, mi pobre sofá me echará de menos.
Mentira, siempre habrá minuto para sentarse y atender a todo lo que nos cuenta la actualidad y nuestro catálogo de clásicos. 

- Hay que cuidarse, dice la Organización Mundial de la Salud. Y hoy la ha emprendido contra la carne roja y la carne procesada, a cuyo abuso relaciona con el cáncer de colon. Queda claro hacia qué países va dirigida la indirecta, esos que no paran de comer hamburguesas y se relamen a por la siguiente. 
Ojo, diferencia notoria entre el abuso y el uso de la carne roja. Ésta es necesaria, que no digan lo contrario los defensores de veganas mentiras.
Hoy, más que nunca, ¡viva la carne! ¡Y viva el rojo!  


- Halloween es la contraseña de estas semanas y el bellérimo Colton Haynes sorprendía un año más con su talento para el disfraz. El guapo irrumpía irreconocible, disfrazado de la villana Úrsula de "La Sirenita". 


A su lado y vestida de Sailor Moon, Emily Bett Rickards, la Felicity de "Arrow" y novia de Colton en la vida real. Se conocieron en la serie, esa misma que él abandonó hace unos meses en pos de mejores pastos. 
¿Que tiene novia?, le oigo preguntarse desde aquí. Cierto, cierto: corrieron siempre rumores sobre la homosexualidad de Haynes y ahí quedan unas fotos que circulan por Google. 


Quizá es un chico polivalente, ha tenido sus fases o todo esto es un engaño.
En cualquier caso, es un placer seguirlo por su página de Facebook, esa que lleva personalmente, llena de ingenio, encanto y fotos de sus viajes por todo el mundo. Algunas sin camiseta, claro. 


- Dylan McDermott cumple hoy 52 años y yo necesito que me digan donde debo firmar para llegar a esa edad con esa apostura y cocción. 
¿El verdadero secreto? No prueba gota de alcohol desde los noventa. Compare usted con Alec Baldwin, sólo un par de años mayor, que no ha parado de empinar el codo en su vida, y encontrará la abismal diferencia. 


Gran favorito desde que lo descubrí mejor que nunca en la primera temporada de "American Horror Story", sólo deseo que Dylan aparezca pronto en una serie de altura.


- Serie de altura la que me propicia tragedia magnánima. No están saliendo subtítulos para Kingdom. ¡Ni en inglés, Lord Diario! 
Juro que se me escapa la discreta popularidad de "Kingdom", y menos contando con tanta carne roja - incluyendo el hiperpromocionado Nick Jonas - y tanto drama del gusto contemporáneo; es decir, violencia, machos sufrientes y parentelas disfuncionales.


- Me consolaré con lo nuevo de The Good Wife, que recupera el mojo de antaño. Menos golpes de efecto culebroneros y más buen drama procedimental, con casos interesantes, al filo de la actualidad. Lo que siempre hizo bien, en definitiva.

- Qué pocos documentales veo y qué mal hago. Si existe cosa que abra una claraboya al mundo, es ver cualquier obra de no-ficción, hasta la peor. 
Quizá Paul Williams: Still Alive no sea el documental que merezca su objeto de interés, pero echa un buen vistazo y da un sentido homenaje a uno de los iconos de la década de los setenta, gran favorito de servidor. 


Paul es la estrella de "El Fantasma del Paraíso", el compositor de un puñado de baladas pop que ponen la m en maravilloso y, durante mucho tiempo, una popular personalidad televisiva. 
Las drogas y el alcohol lo desterraron a tal oscuridad, que incluso el director del documental pensaba que Williams había muerto. 
"Paul Williams: Still Alive" se queda corto en abarcar la importancia y el legado del músico, pero consigue más de un emotivo instante de sinceridad y revelación.


- Ay, los setenta. Tal Como Éramos es una de esas películas que, aunque sean tan imperfectas, se las arreglan para quedar en la memoria. "The way we were" sonando, Robert Redford en la competición de piragüismo, más tarde, con los ojos cerrados en el bar donde se reencuentran y esa Streisand, toda starry-eyed, durmiendo con él.
Volverla a ver propicia sentimientos encontrados. 
Por un lado, la pareja protagonista es la explosiva mezcla del siglo. Y, por otro, todas las intenciones profundas del guión de Arthur Laurents están sepultadas bajo una estructura amorfa y más bien chapucera.


- Mi amigo Fernando Chaves me envía un vídeo desternillante de El Valle de las Muñecas: una prueba de casting de Barbara Parkins para el personaje de Neely O'Hara. 
Como bien sabe usted, Parkins acabaría incorporando a la buenecita Anne Welles. De lo contrario, consideramos que la película hubiese dado aún más risa.
Todos a una: I'm a fuckingggg star!!!


- Hablando de 1967, ¿qué me dice de Belle de Jour, título emblemático de Luis Buñuel? ¿Lady Diario también tiene esas ensoñaciones de guarrindonga? 
No me negará que la trama ha sido modelo de innumerables pornos: la burguesa en celo que se los trinca a todos en un mundo alternativo donde cualquier cosa es posible. 
La diferencia entre esta obra maestra y el porno no reside en lo explícito, sino en los niveles de maldad. Buñuel es esquivo y perverso, mientras los pornográfos son básicos. 
Y, si el porno nos habla de lo que los hombres sueñan sobre las mujeres, "Belle de Jour" cuenta lo que una mujer se atreve a soñar sobre sí misma.


- Como yo no soy un genio y sí un básico, he aquí momento para la pornografía gay. Cuidado que viene.


Recomendación del día: Jed Athens y Mack Manus para TitanMedia en una secuencia de sexo intergeneracional; es decir, entre jovenzuelo y maduro.
Jed es el alumno, Mack, el profesor. Jed quiere subir nota en el examen de francés y Mack sabe cómo. Muy buena.


Afortunadamente para nuestra especie, todavía quedan hombres como usted, Lord Diario, interesados en la procreación.
A juzgar por las dos últimas fotos, comprenderá, de una vez por todas, que a mí no se me esperará para ayudar a la pervivencia de la humanidad.
Hasta mañana, Diario, que viva la carne roja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario