viernes, 23 de octubre de 2015

Proteicos


Querido Diario,

Aquí, un día más, cosechando fama de guarro con este blog-diario.
Ignora usted los mensajes que he recibido a propósito de la entrada "Culo". Ciertos zagales vierónse envalentonados con mi confesión y me informaron que sí, que ellos también gustan de saborear traseros y sueñan con más. "Qué identificado me he sentido leyéndote", era entradilla de toda la correspondencia.
Yo, divertido y maravillado con el hecho de que un deseo tan personal se haga universal al ponerlo en palabras.
De eso, se trata. Y de la palabra mágica, Lord Diario: eclecticismo. Que nuestro gusto se construya de un poco de todo y un mucho de lo mejor.
¿Existe acaso otro blog que le hable a usted de "Regreso al Futuro", Adele y el porno gay en una misma publicación?
Repaso a la actualidad farandulera y a mis descubrimientos más lascivos, para irnos al fin de semana recomendados, informados y súper calientes.

- En los terrenos del tedio, el bombazo del día es "Hello", el single de la cantante Adele, que viene con nuevo disco. Dicen que ha vuelto después de muchos años y yo me pregunto si acaso se había ido alguna vez. 
En 2011, fue todo un descubrimiento para mí y canté el "Rolling in the Deep" hasta desgañitarme, pero, como muchos artistas que pegan tan fuerte en tan poco tiempo, el encanto se extinguió pronto.


Exuberante voz, pero, al igual que su sosias masculino Sam Smith, demasiado vendida a la pornomelancolía. Como he concluido con Raquel Piñeiro, Adele es la diva de la sesión de fisioterapia. Siempre suena en los gimnasios cuando toca relajarse.
Con esa nueva llamada al dramatismo llamada "Hello", le informo a Adele que ya no tiene por qué lamentarse - está casada, forrada y oscarizada -  ni son tiempos para emponzoñarse con baladas al piano. ¡Hay que bailar de nuevo, señores!
Por aquí dejo una canción mucho más estimulante, descubierta por servidor gracias a las recomendaciones personalizadas de Spotify: "Something New", de Alex & Ingrosso.


- El trailer de Star Wars: The Force Awakens ha contado la semana heterofriki. Ganas de que JJ Abrams se pegue un hostiazo estas Navidades y se les acabe el chollo de una buena vez. ¿La puta verdad? Con toda probabilidad, le quitará el primer puesto a "Avatar" en la lista de las películas más taquilleras de la Historia.

- Otra pesadez friki ha sido la celebración del día de Regreso al Futuro. Marty McFly debía aterrizar el 21 de octubre de 2015, dicen, repiten, machacan, coñacean hasta la náusea. Se ha aprovechado la nostalgia para echar cuentas del futuro volador que contaba la película de Zemeckis.
Sinceramente, yo no cambiaría todo lo que Internet me ha dado - y me sigue dando - por un coche volador.


- La posmodernidad se queda con el detalle tontorrón, mientras yo preferiría que se celebrasen cosas más profundas de esa ingeniosa, a veces brillante, trilogía sobre las paradojas del viaje en el tiempo. Una de mis preferidas: que Marty McFly esté a punto de acostarse con su madre y, de hecho, ésta sea la chica de la película. Que tal llamada a Edipo se cuele en una película comercial debería ser digno de standing ovation.

- Sinceramente, espero que, dentro de dos años, a mí y a mis amigos nos dejen celebrar el 50º Aniversario de El Valle de las Muñecas con la misma persistencia. ¡El culto no es lo que era, Lord Diario!


- De culto total es Kingdom, la mejor serie de la que nadie habla. Si el atractivo físico de sus actores fuera igual a calidad, sería la más grande de todos los tiempos. 
La segunda temporada ha empezado sólida, con todos los músculos en su sitio y fibrada de ese tono enérgico, sin pretensiones que siempre demando y agradezco en un producto televisivo.


- Gran bah a Empire, reacia a ser nada en particular. Me temo que sólo me gusta el trash en pequeñas dosis - películas, miniseries -, porque se me repite más que los pepinillos en vinagre. El mismo hastío me auguro con Scream Queens, que combina carcajadas con una genuina tendencia a confirmarse como la cosa más tonta jamás emitida.

- Toda mi atención para The Leftovers, que se mueve más asfixiante e inquietante que nunca. Ya es decir. El capítulo tercero ha necesitado de varios Pauses por servidor, para tomar aire. Amy Brenneman está genial, pero ha tenido un buen duelo interpretativo con el rubio y talentoso Chris Zylka


- Y sí, el bello caballero ha enseñado la polla en el tercer capítulo.


- Ay, las pollas. Me he descargado Roll in the Hay, clásico del porno gay, llegado desde la gloriosa década de los noventa, donde aún había argumento unificador y los actores estaban buenísimos. 
No entiendo porqué no la había visto antes, pero le aseguro que se ha hecho un favorito instántaneo. 


- Está protagonizada por Mark West, que se ha convertido en mi gran amor de esta semana y me he lanzado a buscar filmografía e información del caballero. Qué cuerpo, qué morbo, qué disposición, señor mío. 
Según parece, empezó mayor en el porno gay y fue convertido en estrella por Chi Chi LaRue, as y maestro emérito de estas cosas. 
El dato triste: West falleció en un accidente allá por 2007, bajo esa maldición que parece pesar sobre los actores de tan noble arte.
Recuperar a semejante bellezón, pene en mano, es el mejor homenaje.


- En "Roll in the Hay", Mark West protagoniza dos escenas, a cada cual más infartante. La segunda está co-protagonizada por Aiden Shaw, otro que tal baila. 


 Mejor cambio a la mano izquierda, querido Diario. De lo contrario, no llego vivo al lunes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada