lunes, 23 de noviembre de 2015

Lobos


Querido Diario,

Tenía que llegar el lunes. 
Esta mañana, desciendo las escaleras de entrada al gimnasio y contemplo que las taquillas han desaparecido.
- Ahora están en el vestuario - informa la monitora y yo digo ay.
El vestuario. Es decir, el Vestuario. El lugar donde los hombres se descamisan, se duchan, se pasean en toalla, se la quitan para vestirse. Ahora tendré que entrar en ese Edén, todos los días y varias veces. 
Yo, con la cabeza baja para esconder mi cara de pitanza y con el ojo soslayado porque no soy de piedra. 


Sufriré y recrearé mis sentidos a partes iguales y, al final, espero que traiga turbulentas historias para este blog.
Además de las taquillas, una buena noticia. Los dueños del gimnasio me han pedido que les vuelva a llevar la página de Facebook. Significa unos estimables euros al mes - I'm a community manager, bitch - y mucha diversión.
Hace unos meses, estuve un tiempo trabajando con ella y fue una inmejorable manera de abrirse a los demás y darse a conocer.


Por cierto, estoy en Instagram. Llevo años con una cuenta ahí colgada, sin postear nada, y quiero darle movimiento. Facebook es mi centro gravitatorio, pero no está de más activar satélites en otras redes sociales.
Precisamente el día celebrity ha estado marcado por el protagonismo de Instagram y, para empezar la semana con los motores en ardor y las cuentas justas de todo lo visto, escuchado y encantado, hoy tenemos la boda de Joe Manganiello, el cumpleaños de Franco Nero, recomendaciones peliculeras y una cantante mucho más interesante que Adele.

- Joe Manganiello y Sofía Vergara se han casado, entre promesas de amor y perímetros torácicos. Considerada la pareja más explosiva de los últimos tiempos, su cuidadoso enlace ha sido un paseíllo para los publicistas, que han invitado a medio show business, incluyendo a Pitbull como invitado musical.
Celebrada en Malibú y blindada a cal y canto, las fotografías han aparecido en exclusiva a través de Instagram.


- ¿Es creíble esta pareja? Como idea, es perfecta. Y, aún así, verlos juntos denota cierta artificialidad, difícil de sacudirse de la mente.
¿Es verdad que están juntos? Preguntada al respecto, Julie Bowen, compañera de Sofía en "Modern Family", hacía la excusa non petita: Sí, de verdad que están juntos. 
De verdad, de verdad. Si lo dicen todos y si se casan con esa fanfarria, será verdad. EJEM.


- Hace años que dejé de seguir "Modern Family", pero hoy ha estado en todos los ojos, entre la boda de Sofía y las revelaciones de Reid Ewing
El joven Reid interpretaba al esporádico Dylan, el bobísimo novio a una guitarra pegado; todas sus intervenciones eran oro.


Hace unos días, revelaba que sufre una terrible disformia, que lo ha llevado a toda clase de dietas, padecimientos e incluso cirugías plásticas para parecerse a Brad Pitt. 
Hoy, en Twitter, ha dicho que es gay sin decirlo, como si tal cosa. Preguntado al respecto, ha dicho que jamás ha estado en el armario. Y, tras el barullo, ha señalado el flagrante hecho de que su homosexualidad ha propiciado más interés que su disformia.

- Y de lo efímero a lo duradero. Franco Nero cumple 74 años. El actor italiano ha sido uno de los hombres más guapos del mundo y se acabó la discusión.


Fue el lloroso, hermoso Lancelot de mi queridísima "Camelot" y el héroe de tantos delirantes spaghetti westerns y subproductos. 
Hablamos de un hombre que ha estado en todas las salsas - las buenas, las regulares y las terribles - y ha salido indemne, con una dignidad apabullante. 
Amo su pecho peludo y sus ojos azules hasta límites alarmantes, pero me acabó de conquistar cuando, muchas décadas después, se reencontraba con Vanessa Redgrave, aquel amor de finales de los sesenta y madre de su hijo, y le pedía que se casaran. 
Cuarenta años no eran nada. Grande, Nero.


- A propósito de bellos de Italia, si tiene ganas de encenderse la conciencia política, ármese de valor y póngase La Terra Trema, obra neorrealista de Luchino Visconti sobre la vida y miserias de unos marineros de Sicilia, interpretados por los mismos documentados. 
No le voy a mentir, Lord: son dos horas y media y no de las divertidas. Una de las escenas finales es una patada en el estómago, pero de las buenas.
Aún así, es un buen antídoto para todos los que se proclaman liberales en estos tiempos, sin saber lo que están defendiendo ni a qué clase social traicionan.


- Si quiere algo espectacular de estilo, originalidad, terror y apabullancia, le recomiendo En Compañía de Lobos, de Neil Jordan. 
Es una revisión adulta de las viejas historias para niños, con el Bruno Betthelheim bien aprendido: todos los cuentos de hadas hablan de sexo.


Película extraña e irregular ésta, pero le insisto: nunca habrá visto una cosa igual y, a veces, los sentidos se disparan ante las hermosas sugerencias e imprevisibles ocurrencias. 
Por cierto, irrumpe nuestra entrañable Angela Lansbury y está de homenaje, como siempre,


- ¡Música! 
Mientras el mundo se desvive por coronar a Adele como la cantante exitosa más aburrida de la Historia, mi corazón musical ahora lo ocupa otra cantautora británica, más ecléctica, más marchosa y dedicidamente más moderna: Jess Glynne.


Quiero escucharlo y saberlo todo sobre ella y, para muestra, le posteo la canción que ahora suena en mi Spotify.


Hasta mañana, mi Lord.

1 comentario:

  1. Mira que a mi las bodas, curiosamente, no me causan ningún tipo de emoción. La única vez que me conmoví un montón fue cuando vi el video del casamiento de Ellen Degeneres y Portia https://youtu.be/aWgvqruYdbQ
    creo, que mas que nada, es por el echo de que se ven como una pareja que está realmente festejando su union.
    Tienes razón que la Jess Glynne canta muy bien.
    Yo para películas con critica social siempre me pongo con las de Ken Loach. Lo malo es que mi papi se agarra cada rabieta después de verlas.

    ResponderEliminar