sábado, 21 de noviembre de 2015

Sábado


Querido Diario,

Le envío una foto mía, que sé que tenía ganas de verme y también me consta que andaba un poco harto de que le posteara tanto improbable bellezón masculino de las lejanas pantallas. 
Me he fotografiado después de afeitarme, sentirme con un poco de ánimo y dudar sobre si salir esta noche o no. Tenía la predisposición, pero sólo la mitad de las ganas. Fue la perspectiva de la resaca lo que me hizo cambiar de idea. 
Me temo que trasnochar y beber alcohol son cosa del pasado - o del futuro, quién sabe - y, por un lado, es liberador y ahorrativo y, por otro, me asesina social y sentimentalmente.
Saldré a la ventana a hacer ojitos con la cara lavada, a eso de las tres de la tarde, a ver si se da la casualidad. 


¿La puta verdad? Jamás se da esa casualidad, porque la vida es una lotería. Mejor compra todos los boletos.
Hago otro ánimo y otro intento para el fin de semana que viene. Ah, no, que el jueves me voy al sur de la isla, viaje de relax completamente irrenunciable.
Hay gente que puede hacerlo todo en esta vida. Servidor, la mitad y bostezando.
Hasta mañana, Lordcito. Le dejo también el culo de Todd Sanfield, en caso de que le apriete el hambre de aquí a la madrugada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario