martes, 15 de diciembre de 2015


Querido Diario,

Hoy es el aniversario de dos de mis grandes amores: "El Valle de las Muñecas" y mi padre. 
Qué cosas. Son dos universos diferentes hasta la raíz, pero conviven con tranquilidad en mi corazón y en mis recuerdos. Qué curioso. He visto muchísimas películas en compañía de mi padre, pero nunca "El Valle de las Muñecas". 
Si me atrevo a proyectársela, sé que me miraría con cara de peroquéestoporfavor. 
Ay, pero recuerdo bien que le conté el argumento, justo después de verla por primera vez hace diecinueve años, y él se rió mucho con todo lo que le pasaba al personaje de Sharon Tate.

Foto de bella pechugona, que le gustará

Que diga que quiero a mi padre cien veces más que a "El Valle de las Muñecas" le dará una idea del alcance de los sentimientos. Esos sentimientos que crecieron, insospechados, al calor de la vida doméstica y estallaron cuando fui mayor y lo entendí todo.
Hoy mi padre cumple 70 años y con la salud ganada, aunque yo no quiero que cumpla más, ni que se apague nunca. Sucede en el día de su cumpleaños cuando entiendo mejor la triste fragilidad de nuestra vida y la obligación de vivir con prisa y, a la vez, con calma.
Entendí esa prisa hace unos años y, así, le escribí todo lo que quería decirle y agradecerle en este enlace: http://www.imitacionalavida.com/2013/02/lord.html.


Por aquel que siempre me rescató y me dijo "vuelve a casa" cuando tenía que decirlo, hoy alzo mi copa y digo: feliz cumpleaños, viejito. 
Esta noche, cena y celebración. 

1 comentario: